La Naturaleza es nuestra casa, el hogar de todos y todas nosotros/as. Nuestros gestos diarios son súper importantes para protegerla y que nos dure muchos-muchísimos años. Unos hábitos de vida cotidianos basados en el respeto al medio ambiente aportan un gran número de beneficios para fomentar la sostenibilidad entre todos nosotros y, sobre todo, entre los más pequeños de la casa,  aprendiendo así a coexistir de forma respetable con el entorno natural que nos acoge.

Camping_Verrneda_Pirineo_ValdAran.MountainResort

Tal y como nos explican en este artículo de Ecointeligencia, “el plástico tarda cientos de años en descomponerse en el medio ambiente, hasta 1.000 años según el tipo de plástico. Utilizar masivamente un material tan duradero para objetos desechables es un error de consecuencias catastróficas a nivel global”. Además de causar la degradación de plantas, reduce de manera considerable la variedad de especies, tanto vegetales como animales, ya que debilita el desarrollo de la flora y, al ser ingerido por cierta fauna, sobre todo marina, sufren consecuencias de índole mortal. De hecho, “Los plásticos que entran en contacto con los alimentos envenenan a los seres humanos. Algunos de los aditivos tóxicos del plástico, como el potente disruptor endocrino bisfenol A, contaminan la sangre de más del 90% de la población, incluidos los niños recién nacidos”.

La mejor solución es rechazar el uso de los plásticos. Sin embargo, debemos convivir con ellos ya que los encontramos en nuestra vida cotidiana. En caso de salir de excursión por las montañas, pasar el día en la playa o conocer una nueva ciudad, debemos recordar siempre no tirar ningún residuo al suelo, almacenarlo y tirarlo en los contenedores de reciclaje que encontremos en nuestro camino o de vuelta a nuestro alojamiento vacacional.
Medioambiente_ValdAran_Pirineos

Cuidar el medio ambiente es una tarea colectiva. Siguiendo este pensamiento, Perfil.com pidió recomendaciones a ONG’s especializadas en ayudar a la Naturaleza, como Vida Silvestre y Greenpeace, y aquí nos hacemos eco de algunas de ellas que podéis seguir leyendo en este enlace:

– Confirmar que lámparas, estufas, ventiladores y otros elementos eléctricos estén apagados cuando no estén en funcionamiento y, por tanto, no sean necesarios.
– Utilizar lámparas de “bajo consumo”. Estas nuevas luces nos aportan calidad y cantidad de luz y tienen una vida de uso de 8 a 10 veces más que las convencionales.
– Reutilizar bolsas de la compra para generar menos residuos de plástico.
– Cerrar bien los grifos: 10 gotas por minuto suman 2.000 litros de agua potable desperdiciados por año.
– Reducir el consumo innecesario de cualquier producto.
– Reciclar todo lo posible.
– Lavar en frío o a menos temperatura.

Lo beneficios de cuidar el entorno natural en el que vivimos son múltiples tanto en cantidad como el calidad, por ello debemos promover el esfuerzo:
– Ahorro de energía.
– Reducción de la contaminación del aire, la tierra, los ríos y el mar.
– Disminución del crecimiento del agujero de la capa de ozono y que se derritan los glaciares del ártico.
– Incremento del hábitat de los animales.

Como conclusión, nos quedamos con las siguientes palabras del perfil de Instagram de @disenosocial y reposteada por @vacuummediastudio:

“La expresión “Piensa globalmente, actúa localmente, tan de moda hace unos años ha pasado a un segundo lugar en los mantras del activismo social. Era una expresión que invitaba a la población a tener en cuenta la salud del planeta en su conjunto realizando acciones pequeñas en sus propias comunidades.

ValdAran_Pirineo_Medioambiente

Mucho antes de que las leyes ambientales aparecieran, ya existían muchos individuos unidos para proteger el entorno en el que habitaban. Estos pequeños esfuerzos se conocen como esfuerzos de base o de raíz y suelen ocurrir a nivel local y de forma voluntaria. ¿Para salvar el planeta? No, para salvarnos a nosotros mismos. Para ser más felices en nuestros día a día siendo coherentes con nuestras ideas, empáticos con lo que nos rodea y orgullosos de la realidad que estamos construyendo.

#changetheworld #activism #socialdesign #ecodesing #eco

RECUERDA:
Para ayudar al planeta, primero hay que amar la vida.”