Que la Naturaleza nos hace bien, es algo que tenemos muy claro aquellas personas que estamos acostumbradas a vivir en ambientes rurales y rodeados/as de ella. Aunque a veces no nos damos cuenta, notamos la diferencia en cuanto por determinadas circunstancias, debemos mantenernos alejadxs del Medio Ambiente y pasamos un determinado tiempo en ambientes urbanos.

Paseo por los bosques del Camin Reiau

El ajetreo del día a día, las aglomeraciones de gente, la cabeza siempre pendiente del reloj el tráfico constante y ruidoso…, son factores que sumados a la contaminación y al ritmo frenético de las ciudades, hacen que la vida urbanita se considere un peligro sanitario para aquellas personas que viven y trabajan en ellas.

Si bien no hablamos de problemas de salud a corto plazo, desde luego pasar un largo tiempo sin tener un mínimo contacto con la Naturaleza, deriva en enfermedades que pueden llegar a convertirse en crónicas.

Es por ello que insistimos siempre en darle al medio rural la importancia que se merece. Cuando las personas nos adentramos en la Naturaleza, nos encontramos con

nosotrxs mismos, y vuelve a florecer el factor humano, alejando así la irritabilidad y los comportamientos agresivos. Está más que demostrado, que cuando nos encontramos en ambientes naturales, nuestros problemas parecen más lejanos y nuestra mente se relaja, llegando a encontrar un estado de conciencia mucho más saludable y nos ayuda a mejorar la concentración.

Un ejemplo claro, son los llamados baños de bosque (shinrin yoku es el nombre original del concepto en japonés, precursores del tema). Esta actividad consiste simplemente en pasear por entornos llenos de vegetación con el pretexto de purificar nuestros pulmones y la mente. Muchos son los estudios que afirman que al realizar esta práctica, tomamos una mayor conciencia de nosotrxs mismxs y a conectar de una forma especial con la Naturaleza. Únicamente debemos relajarnos y prestar atención a todo lo que vemos, oímos y, en definitiva, sentimos cuando estamos paseando por el bosque.

Lejos de querer guardar estos y otros beneficios que tiene la Naturaleza para las personas, en Verneda Camping Mountain Resort nos encanta recibir a aquellxs urbanitas que nos visitan para huir de la rutina y las prisas del día a día. Nos gusta enseñar nuestros rincones favoritos, nuestro estilo de vida slow y, en conjunto, cómo y de qué manera puede ayudar la Naturaleza para sanar nuestro cuerpo y mente.

Muchas veces, la mejor terapia no la encontraremos en distintos especialistas, si no que es la sabia Pacha Mama quien, pese a lo mal que nos portamos en ocasiones con ella, nos recompensa con este tipo de regalos. ¡Vamos a aprovecharlos y a cuidar de ella!