Ya no falta nada para que comience la Navidad, para que el Papá Noel se meta en las chimeneas haciendo maniobras peligrosas con su barriga gordita, para que el Tió nos deje premio después de haber comido mucho y para que el Olentzero se recorra Euskal Herria pipa en mano y con una buena reserva de vino mientras entrega los regalos a niños y mayores.

Vuelve la Navidad pero, lo que más nos gusta, vuelve esa Nochebuena siempre mágica en la que nos acostamos nerviosos y nos despertamos, aunque sólo sea ese día del año, de un salto, súper temprano y corriendo a desempaquetar los regalos. ¿Nos habrán traído eso que queríamos? ¿Tendremos alguna sorpresa? ¿Y la bici nueva?

Si llega bici nueva, o si llegan otros regalos que ya no caben en casa y tenemos que hacer sitio retirando lo que ya no utilizamos para dar paso a lo nuevo, recuerda que seguimos colaborando en Navidad y durante todo el invierno con Bicicletas Sin Fronteras en su proyecto ‘Bicicletas para la Educación en Palmarín (Senegal)’. Gracias a nuestras bicicletas usadas y que llevan tiempo en el trastero cogiendo polvo, muchos niños pueden ir a la escuela sin agotarse en el camino. Estas bicicletas que adquieren una segunda vida sirven para fomentar la educación en una región en la que esta parece un lujo y, sin embargo, es una necesidad.

Por eso, lo que empezó este pasado verano como una acción para celebrar nuestro 30 aniversario, ya forma parte de nuestro día a día en Camping Verneda: somos un punto oficial de recogida de bicicletas para la ONG Bicicletas Sin Fronteras, el único en la Val d’Aran. Así que si este invierno vienes a este lado de los Pirineos en familia, a aprovechar los días en Baqueira beret para esquiar, hacer snowboard o simplemente a disfrutar del paisaje, ya sabes que puedes traer tu vieja bicicleta y darle un segunda vida gracias a esta ONG que reparte ilusión y educación en Navidad y durante todo el año.

 

¡Gracias por ayudarnos a ayudar!