otno en verneda camping mountain resort

Foto de Visist Val d’Aran

Llega el primer puente largo y lo hace en modo otoño  ¡y nos encanta! Pasar el otoño en este lado de los Pirineos ya es un buen plan por sí mismo. En cuanto comienzas a llegar a la Val d’Aran puedes empezar a gozar de la paleta de colores otoñales de la que se cubren nuestras montañas. Toda la flora local se tiñe de otoño, y la luz del día hace quelas cumbres brillen de manera majestuosa.

Además, la fauna también se une a la esencia del otoño. Lo más destacado, por ejemplo, es la berrea de los ciervos. El otoño es el período de celo de los ciervos, y los ciervos braman con un sonido gutural, emitido por los machos, que se escucha a kilómetros de distancia. Para ellos, ahora es su momento de demostrar el poder de los machos, y además de su berrea, también tienen luchas entre ellos en las que utilizan su cornamenta. Si vienes a disfrutar de este espectáculo de la naturaleza salvaje, te pedimos POR FAVOR que lo hagas siempre con una gran distancia, no tanto por ti y los tuyos, que también, sino para que los ciervos y las hembras no se sientan invadidos en su territorio y puedan continuar con sus prácticas de celo habituales. Siempre es importantísimo gozar de la naturaleza con respeto, por ti, por ellos, por todos. Para ver la berra, os recomendamos contactar con nuestros amigos de Exciting Events.

Ahora también es la temporada de recogida de setas en la Val d’Aran. Los lugares para encontrar estos tesoros gastronómicos son súper secretos, así que sólo los mejores cazadores de boletus pueden acompañarte a recolectarlos. Con el objetivo de regular esta práctica, para recoger setas, es obligatorio tener un ticket que autorice la recogida. Podéis irlo a buscar en las oficinas de turismo de la Val d’Aran o bien en nuestra misma recepción.

Además de estas actividades típicas del otoño en este valle de los Pirineos, te invitamos a que camines por los bosques sin hora, a que alquiles unas bicis con la familia y/o amigos y amigas y hagas un recorrido por nuestras carreteras infinitas, o unos descensos si te va la adrenalina… Si lo que quieres es ver el otoño en su máximo esplendor te recomendmaos que vayas hasta le valle de Conangles, porque es todo un espectáculo.

Y, por supuesto, ya que vienes aprovecha para comer rico en alguno de los buenísimos restaurantes que hay en la Val d’Aran que ofrecen las jornadas gastronómicas con platos que saben a tierra, a tradiciones.

Como ves, ¡los buenos planes en otoño en la Val d’Aran estás más que asegurados! ¡Ven y disfruta de la #VIDAVerneda en modo otoñal!