Que tenemos la suerte de vivir en un entorno privilegiado, es algo que sabemos y tenemos muy interiorizado pero, ¿existe un precio por ello? Hoy queremos hacer un alto y parar a pensar la importancia que tiene el trato que le damos a nuestras montañas.

La Val d’Aran, pese a que su principal motor económico es el turismo, sigue manteniendo su entorno y arquitectura propios, además de tener muchos kilómetros de zonas y bosques vírgenes en los que habitan numerosos animales de diversa índole.

Se procura afectar al Medio Natural lo más mínimo, aunque muchas veces por irresponsabilidades, lo que para nosotrxs puede ser una divertida excursión, para la flora y fauna que habita el territorio sea un martirio.
verneda-mountain-resort-reciclar
Por ello, es importantísimo que tengamos claro que nuestras salidas a la Naturaleza no molestarán a sus habitantes y estar segurxs de que cualquier basura, deshecho o producto que llevamos con nosotrxs, regresa a los núcleos urbanos para ser reciclado. Además, un buen favor que le hacemos a este hermoso paisaje, es aprovechar las rutas en montaña para hacer batidas de recogida de basura que otrxs irresponsables abandonan y perjudican al ecosistema.

Otro consejo que queremos daros es que, pese a tener una buena cantidad de agua de calidad en la Val d’Aran, no abuséis de la cantidad y os ciñáis a un consumo responsable, apagando el grifo cuando no lo necesitemos realmente, y siempre utilizándolo con poca presión. Evidentemente, con la luz pasa lo mismo. Debemos intentar no malgastarla.
verneda-mountain-resort-medio-ambiente-val-d-aran
Contra menos plástico utilicemos, menor será el impacto que generaremos en el Medio Ambiente y sobre todo en la montaña. Por ello, procura utilizar el mínimo que puedas, y si no hay más remedio, asegúrate de reciclarlo en el contenedor adecuado (existen varios en casi todos los pueblos araneses).

Por último, una de las maneras más deliciosas de ayudar al Medio Ambiente, es consumiendo frutas y verduras de temporada. En la Val d’Aran tenemos la suerte de contar con numerosos agricultores, comercios y restaurantes en los que encontrar hortalizas de temporada y km0, que además de proporcionar un gusto único a las comidas, harán que con su consumo ayudemos al ciclo natural de la tierra aranesa. ¡Incluso los más carnívoros pueden ayudar! Huye de carnes envasadas de supermercado y atrévete a degustar carnes como el ciervo o el jabalí, que son cazados bajo una regulación que permite que su calidad de vida sea excepcional y sólo algunos terminan en las cocinas de los restaurantes araneses. Por no hablar de los productos típicos como el bulh o el paté. ¡Se te hará la boca agua!.
val-d-aran-verneda-mountain-resort
En definitiva, debemos procurar alterar lo mínimo posible la Naturaleza para que esta siga su curso y no la dañemos en demasía. Los locales se preocupan mucho por ello, así que los visitantes deben hacer lo mismo si entre todxs queremxs seguir conservando esta joya de los Pirineos que nos tiene enamoradxs. Con respeto y buena praxis, podremos disfrutar de su belleza durante muchísimos años.