La Val d’Aran nos ofrece un sinfín de posibilidades turísticas, deportivas, de ocio y cómo no, también gastronómicas.

Por su localización, la historia gastronómica de la zona empieza con la comida de cucharón, guisos y estofados que incluían todo tipo de ingredientes por la escasez de recursos. De aquí nace la famosa Olha Aranesa.

Otra de las fuentes principales de alimentación eran las vacas. Los ganaderos recogían la leche para poder tomarla y hacer queso, queso que hoy en día podemos degustar en Unha. En este pequeño pueblo del Naut Arán se encuentra la quesería Tarrau, donde además de probar su queso podrás visitar la fábrica.

Un poco más a bajo, en Salardú, encontramos Eth Bot, una borda antigua reformada para ofrecernos las mejores carnes a la brasa, junto a platos más rurales y buen vino. 

Si seguimos dirección Francia, en el pueblo de Casarilh es donde se localiza la productora de yoghurt aranesa. No has probado un yoghurt tan fresco.

 

Una vez en Vielha podemos dejarnos sorprender por diferentes estilos e incluso comida internacional, pero sin duda, la tapas son el emblema estrella del pueblo, en El Café Nuevo y Eth Paer tienen de las mejores. Si buscas un restaurante de cuchillo y tenedor en la capital, Eth Corner y Era Coquela siempre son buenas opciones.

En Aubert, existe un pequeño rinconcito revelador para la cocina aranesa, el Rock n’ Cris, una fusión entre los Pirineos y oriente extraordinaria. Si vas, ve sin prisa, lo hacen todo al momento se nota el cariño que reponen a cada plato.

Adentrándonos en el Baish Arán, en Bossost encontramos Er Occitan. Un restaurante de cocina moderna y degustación, delicatessen y laboratorio culinario donde nos soprenderá desde el emplatado hasta el sabor.

Por último, recomendamos una experiencia peculiar, visitar la psisifactoria de Les dónde, además de descubrir el cuidado y mantenimiento de los esturiones, podremos probar el Caviar Nacari, con denominación de origen y un sabor exquisito. 

Así que mejor desabrochar el cinturón, y que empiece la cata de los mejores nombres gastronómicos de la Val d’Aran. ¿Cuál es tu favorito?